Pablo en la Ruta de la Seda travel blog


Pues si senores y senoras. Aqui estoy, con mis treinta nuevos anos, recien cumplidos y celebrados en Filipinas. Que mejor sitio para hacerlo ademas que Sagada, a la luz de la vela con un sandwich club, una ensalada Cesar y una sopa de vegetales, todo regado por cerveza San Miguel, acompanado por Anna... todo un lujo, sin duda.

Pues ya llevamos cuatro dias en este pais y la verdad es que disfrutandolo mucho, como volviendo a viajar en serio nuevamente. Y eso aunque desde la salida no pintaba demasiado bien. Vuelo rollo low cost desde Singapur a Clark (solo $70 la ida) pilotado por un escoces, aunque con un Boeing recien estrenado. Aterrizaje en la ex base aerea Americana Clark, que ahora en el antiguo hangar dan visados y tus maletas, si es que has llegado sano y salvo. Todo en orden pero en mitad de la nada, a dos horas de Manila.

Opciones:

1) Ir a Manila en un comodo bus, a esas dos horas.

2) Quedarnos a dormir por alli o en la ciudad de Los Angeles, conocido como el centro de la prostitucion en Filipinas, lo cual no pintaba mal...

3) Coger un autobus 9 horas para ir a Vigan, en el norte del pais, a rencontrarnos con los mejores restos de arquitectura colonial espanola del pais...

Sin dudar, y a pesar de habernos papado 4 horas de vuelo, optamos por la opcion tres. Ya se que lo sabiais... que opcion sino? Hay que volver a pisar la carretera y sufrir, que no estamos de vacaciones, por mucha Filipinas que esto sea.

Asi que desde el autobus vemos las decenas de 7-eleven, franquicias varias de donuts, restaurants rollo americano con largas barras metalicas y uno piensa que se ha equivocado de pais. Y recuerda que hasta hace nada los EEUU gobernaban, o casi, por aqui. Ya vemos que dejaron lo mejor.

Y pasan las horas y vemos cientos de iglesias (con el simpatico cartel sobre la puerta en todas "Iglesia Ni Cristo") parroquias, centros religiosos y demas. Y carteles con cosas como "Farmacia Gomez" o "Funeraria Lopez" o "Eduardo Ugarte for President" y entonces flipas, porque te crees que has aterrizado en Sudamerica. Aunque cuando intentas comunicarte en espanol te das cuenta de que aqui no sierve de nada. De hecho, cuando decimos nuestros nombres, a veces nos dicen que tenemos nombres Filipinos! Lo que faltaba por oir...

Y con estas llegamos a Vigan, en la que pasamos un dia de paseo, entre carruajes (llamados aqui "Calesas") iglesias, una catedral comme il faut (precisamente la de San Pablo..) y plazas como centro de reunion, algo tan raro en Asia y tan arraigado en la cultura espanola, sin duda. Y comemos "Empanadas" y desayunamos "huevos con longaniza" y joder, uno piensa que estamos en otro lugar, a miles de kilometros.



Advertisement
OperationEyesight.com
Entry Rating:     Why ratings?
Please Rate:  
Thank you for voting!
Share |